Cambia tu valle de huesos secos

00:00

Description

Nada en este mundo se quedará en el mismo estado después de ser expuesto a la palabra de Dios.

Tal y Como el Señor me lo había mandado, profeticé. Y mientras profetizaba, se escuchó un ruido que sacudió la tierra, y los huesos comenzaron a unirse entre sí. Yo me fijé, y vi que en ellos aparecían tendones, y les salía carne y se recubrían de piel, ¡pero no tenían vida!” (Ezequiel 37: 7-8 NVI)

“Después de esto, la palabra del Señor vino a Abram en una visión: «No temas, Abram. Yo soy tu escudo, y muy grande será tu recompensa». Luego el Señor lo llevó afuera y le dijo: —Mira hacia el cielo y cuenta las estrellas, a ver si puedes. ¡Así de numerosa será tu descendencia! Abram creyó al Señor, y el Señor se lo reconoció como justicia.” (Genesis 15: 1. 5-6 NVI)

“Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.” (Génesis 1: 2 – 3 NVI)

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

… en que todas las grandes cosas de la vida física requieren de procesos, de tiempos, de personas, de lugares que son importantes en la ejecución para que se pueda tener éxito en lo que hacemos.

1. Aprendemos de lo que hizo Ezequiel cuando Dios lo llevó al valle de los huesos secos, vemos cómo este hombre respondió con la palabra correcta que el Señor le había dado y de repente todo comenzó a cambiar.

2. Nada en este mundo se quedará en el mismo estado después de ser expuesto a la palabra de Dios, pues ella tiene el poder para transformar. Lee, medita y declara su palabra para que comiencen a suceder cosas poderosas y todo lo que esté a tu alrededor sea conmovido.

3. El valle de huesos secos de Abraham era la esterilidad de su esposa y sus años de vida. Era literalmente imposible que su esposa Sara quedara embarazada, así como era imposible que los huesos secos del valle de Ezequiel se unieran y se ordenaran cada uno con el suyo; sin embargo, la palabra de Dios todo lo ordena, todo lo organiza, todo lo pone en su lugar.

4. Ezequiel hizo su trabajo, repitió la palabra que le había sido dada y el poder de Dios se encargó de hacer el resto. El Señor no te va a pedir que hagas algo que no puedes hacer, siempre te llevará a hacer lo que no puedes y él mismo lo hará de la mano contigo.

5. Dios nos ama tanto que por su gracia y amor nos incluye en sus planes a pesar de nuestras debilidades, de nuestros errores, fallas de carácter y miedos; a Dios le gusta trabajar contigo. Hoy acepta y siéntete involucrado, convocado, llamado por Dios para hacer cosas grandes y sobrenaturales de su mano.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
¿De verdad Cristo lo vale?
John Piper
¿Aprecia la Palabra de Dios?
Bayless Conley
ECO: Escucha, Cree y Obedece
Pastor Mao
De repente
Pastor Mao
Aviva
Samuel y Raquel Justo
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple