Cómo vivir victoriosamente

Description

Dios no escoge a personas perfectas para hacer Su obra. Por el contrario, prefiere a personas con debilidades, como Pedro, o usted.

Leer Mateo 4:18-20

El hombre que dio un paso al frente para predicar en Pentecostés era imperfecto y con fama de ser impulsivo. Pedro no solo había discrepado de Jesús, sino que incluso había negado conocerle. Pero se había convertido en un hombre cuyo impacto a favor del reino de Dios superaba su impulsividad.

Al estudiar la vida de Pedro, a menudo cometemos el error de enfocarnos en sus acciones negativas, como en la duda que casi lo ahogó cuando caminó sobre el agua y en las antes mencionadas desaprobación y negación de Jesús. Pero Pedro es también ejemplo de una vida victoriosa.

Siendo un pescador inculto, que probablemente tenía pocas otras habilidades, dejó sus redes y siguió a Jesús en el instante que Él pidió que lo hiciera. Fue el primero en reconocer a Cristo como el Hijo de Dios (Mateo 16:16). Y después de la resurrección del Señor, su naturaleza espontánea lo llevó a lanzarse al agua y nadar hacia la orilla cuando vio a su Salvador esperándolo (Juan 21:7). La devoción de este discípulo no puede ser puesta en duda.

Pedro es una inspiración para nosotros hoy. Dios no escoge a siervos que sean rocas sólidas, sin ninguna grieta o hendidura. Por el contrario, elige a personas que tienen debilidades y fracasos. El Señor busca a creyentes que sean dóciles, que estén dispuestos a arrepentirse y que estén listos para entregarse a la voluntad de Dios —a personas parecidas a Pedro.

Él busca a seguidores dispuestos que hagan suyo el llamamiento de Isaías: “Heme aquí, envíame a mí” (Isaías 6:8). Esa es la vida victoriosa.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Viviendo por encima de la mediocridad
El Lugar de Su Presencia
Cuando de triunfar se trata, Jesús nos enseña
Wendy Bello
¿Sacrificio?
Obediencia inmediata
Pastor Mao
Sigue caminando
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple