Brillen como estrellas (Parte 9)

Description

Aquí está el antídoto para la autocompasión y la amargura.

Las estrellas de Dios son agradecidas

"¡Lo sabía! ¡Siempre elijo la fila más lenta!”; “Siempre soy el último que eligen”; “¡Si sólo estuviera haciendo $100 más!”; “Parece que nunca voy a tener un descanso”.

¿Alguna vez se ha entregado a ese tipo de autocompasión, a esa clase de palabras amargas? Satanás está tratando de envenenar su mente sugiriéndole que está solo, que en nada le va bien, que está destinado a ser un perdedor. Quiere que usted se sienta engañado, que esté convencido de que Dios se apartó de su vida.

Pero la verdad es que, si mira con cuidado a su alrededor, va a ver que su vida ha estado llena de las bendiciones de Dios. Las bendiciones son las intervenciones de Dios en su vida para que sea mejor. Sus amigos, su educación, el gobierno, la lluvia, el alimento y la familia son bendiciones. ¡Son señales de que Dios lo ama!

¿Cuál es el antídoto para la autocompasión y la amargura? Esta es la prescripción de San Pablo: “Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús” (1 Tesalonicenses 5:16-18).

Las estrellas agradecidas comprenden “la causa y el efecto” en sus vidas; ven sus momentos felices y notan cada vez más las huellas de Dios en todos ellos.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Dios y mis frustraciones
Mark Jeske
Una actitud de servicio
Mark Jeske
Tristeza y soledad
Mark Jeske
Soltería y Soledad
Mark Jeske
Orar en la soledad
Mark Jeske
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple