;

Brillen como estrellas (Parte 8)

Description

Ayudar a los demás es una de las mejores formas de resolver nuestros propios problemas.

Las estrellas de Dios piensan primero en los demás

Cada vez que lleno el tanque de gasolina de mi auto me llega el recuerdo de mi naturaleza pecaminosa.

Y es que sobre los surtidores está escrita la palabra “Autoservicio”. Me encanta servirme. Estoy constantemente fascinado con mis intereses, mis apetitos e ideas. Me encanta cuando la gente hace cosas por mí. ¿Puedo ser franco? Mis propósitos me parecen mucho más urgentes que los suyos.

Sin embargo, las estrellas de Dios hacen un giro de 180 grados. Jesús dijo que no vino para ser servido, sino para servir. San Pablo aprendió el gozo de negarse a sí mismo y servir a la gente, y escribió: “Nada hagáis por rivalidad o por vanidad; antes bien, con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo” (Filipenses 2:3).

Usted puede comenzar practicando con las personas de su entorno personal. Puede hacer que brille la estrella de su fe escuchando sus historias, compartiendo algo de su dolor y buscando cosas para alabar. Y entonces, entran en acción los mágicos toques de Dios: usted comienza a sentirse mejor consigo mismo. El mejor tratamiento contra la depresión es hacer cosas para que la vida de otro sea mejor.

¿Me cree? Acepte el reto. Inténtelo durante una semana.

Related
Dios y mis frustraciones
Mark Jeske
Dios controla la naturaleza
Mark Jeske
Un regalo especial
Mark Jeske
El don del gozo
Mark Jeske
Autocontrol
Mark Jeske
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple