;

Brillen como estrellas (Parte 26)

Description

El amor de Jesús no es una recompensa por lo que valemos, Su amor nos hace valiosos.

Las estrellas de Dios muestran el amor de Jesús

La gente usa la palabra amor todo el tiempo. Por lo general quieren decir que responden favorablemente a las cosas y a las personas que son amables. La gente ama las flores, el chocolate, los deportes y los automóviles. La gente ama a quienes son agradables y bellos.

Pero el amor de Jesús es diferente. Jesús ama a los indignos, a los sucios, a los quebrantados, a los fracasados. Jesús no se “enamoró” de nosotros; Él decidió amarnos. Su amor es incondicional, universal y gratuito. Su amor no es una recompensa por lo que valemos; Su amor nos hace valiosos.

Él invita —manda— a Sus hermanos y hermanas a que reflejen e irradien esa clase de amor a nuestro mundo sin amor. “Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros” (Romanos 12:10).

La triste profecía de Jesús es que con el paso del tiempo el amor de muchos se enfriará. Las estrellas de Jesús tienen una manera absolutamente maravillosa de dar testimonio: amando como Él ama.

Mire alrededor. ¿Quién necesita hoy de su amor?

Related
Dios y mi alegría
Mark Jeske
La Armadura de Dios: La espada del Espíritu
Mark Jeske
Usted no está solo
Mark Jeske
Dinero y valores
Mark Jeske
La morada del Espíritu
Mark Jeske
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple