;

Brillen como estrellas (Parte 20)

Description

La base del autocontrol y la disciplina no está en el esfuerzo propio, sino en el que ya fue dado por Dios.

Las estrellas de Dios tienen control de sí mismas

¿Es usted impulsivo? ¿Después de una salida de compras regresa a casa con cuatro veces la cantidad de cosas que planeaba comprar? ¿Planea tomarse una cerveza con sus amigos y termina tomando tres?

Una de las razones por las que la crianza es tan agotadora es que los niños se resisten a tener que pensar, planear y decirse no a sí mismos. Es mucho más fácil ir por la vida haciendo lo que nos viene naturalmente. Por lo general, “naturalmente” implica dejar montones de ropa abandonados por ahí y todas las tareas sin hacer.

Muchos adultos son en realidad niños por dentro. Lo más fácil es esperar que las otras personas lo motiven a uno. Una estrella que es como Cristo piensa así: “La gracia de Dios . . . nos enseña que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente” (Tito 2:11,12).

¿Entendió cuál es la clave? Es la gracia de Dios. La manera de guiar a otras personas y a nosotros mismos a crecer en el autocontrol y en la disciplina personal no es estableciendo más reglas, sino absorbiendo el amor incondicional de Dios y dejando que Su energía fluya a través de nosotros.

Es alegrándonos por la alta opinión que tiene Dios de nosotros y viviendo a la altura de ese honor; es dejando atrás los fracasos del pecado mediante el completo perdón de Jesús; es creyendo que nuestros esfuerzos de hoy son importantes y que el mañana será mejor.

Por gracia.

Related
Dios y mis necesidades
Mark Jeske
Dios y mi legado
Mark Jeske
El Cielo
Mark Jeske
En presencia directa de Dios
Mark Jeske
Feudo familiar
Mark Jeske
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple