Bien valió la espera

Description

Si entendemos de verdad quien es el Señor, podremos confiar en Él y esperar por Su tiempo perfecto.

“De tanto andar te cansaste, pero no dijiste: 'Hasta aquí llego'. Lograste renovar tus fuerzas; por eso no desmayaste”, Isaías 57:10

Ayer vimos que Abraham no esperó que Dios le diera un hijo, sino que tomó las cosas en sus manos. Su decisión de no esperar el tiempo y el método de Dios revelan varias cosas acerca de él.

Primero, fue impaciente. Segundo, dudó. Aunque creía que Dios le daría un hijo, al pasar el tiempo sintió que se le estaba yendo la oportunidad. Tercero, fue orgulloso. Abraham quería que las cosas se hicieran a su manera y creyó que la de él era muy buena. Por último, fue egocéntrico. Al actuar sin la dirección del Señor, Abraham mostró que esperaba que la voluntad de Dios girara alrededor de él. En realidad, estaba saliéndose del plan del Padre celestial.

Cuando decidimos manipular las circunstancias o el tiempo de Dios, vemos estas mismas cosas en nosotros. Lo que debemos hacer es esperar en el Señor, quien tiene un plan y un método que fluyen de Su amor y Su sabiduría. Dios sabe qué es lo mejor y nuestra tarea es buscar Su dirección y depender de Él.

A veces sabemos lo que Dios va a hacer, pero no estamos seguros de que actuará. Otras veces no estamos seguros del resultado. Sin embargo, podemos tener la confianza de que Dios nos ama y que Él es todopoderoso. Si entendemos de verdad quien es el Señor, podremos confiar en Él; y si lo hacemos, podremos esperar por Su tiempo perfecto.

Dios hace una promesa, la fe lo cree, la esperanza la aguarda y la paciencia espera tranquilamente su cumplimiento. ¿Tiene usted suficiente confianza en el Señor para esperar con paciencia Su tiempo y Su voluntad?

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Una lección necesaria pero difícil
Dr. Charles Stanley
Manipulando el tiempo de Dios
Patricia Holbrook
Despiértame el ser enseñable
Jonathan Domingo
¿Puedes ver cuando viene el bien?
Héctor Teme
Cuatro formas de mirar
Ministerios Nuestro Pan Diario
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple