;

¡Bella, fuera y dentro!

Description

Estos son los ejercicios básicos que harán que tanto tu físico como tu interior estén bellos y saludables.

“Porque el ejercicio corporal para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera”, 1 Timoteo 4:8

Ejercitarse es bueno para la salud pues ayuda a prevenir las enfermedades del corazón, aumenta nuestra energía, adelgaza nuestra figura y nos ayuda a reducir la tensión y la ansiedad.

Existen dos maneras de ejercitarnos: por dentro y por fuera. El problema está en que muchas solo elegimos ejercitarnos por fuera. Tenemos un bello cuerpo, lucimos saludables, pero nuestro interior está vacío y enfermo, lo que causa decisiones y actitudes mal sanas.

¿No te acuerdas de Mike Tyson? El mejor boxeador del mundo, en súper forma, pero no había ejercitado su interior y su carrera se vino abajo de una manera devastadora. Cuando te ejercitas solo por fuera -esto es, físicamente- nada ocurre interiormente -en tu espíritu- y solo puedes hacer creer lo que la gente alcanza a ver a simple vista. Pero cuando te ejercitas por dentro, adquieres la verdadera salud y vida en forma de paz, sanidad, sabiduría, valor y gozo. Y como consecuencia, en tu exterior se reflejará la belleza interna, “la del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios” (1Pedro 3:4).

Te animo a comenzar hoy y te mostraré una rutina de ejercicios que te ayudará mucho. Ejercítate en la lectura de la Biblia diariamente, la oración, el perdón, el amor por los demás, dar de lo poco o mucho que tienes, la paciencia y la tolerancia con los demás, y la fe en que Dios tiene el control de tu vida acercándote a Él cada día más.

Estos son los ejercicios básicos que harán que tanto tu físico como tu interior estén bellos y saludables. ¿Qué esperas? Comienza a ejercitar tu corazón y vive a toda capacidad. ¡Que tengas un día bendecido!

Oración: Amado Señor, ayúdame a ocuparme en mi belleza interior tanto o como en mi belleza exterior. En el nombre de Jesús, amén.

Por Irma Cabrera

Related
Los 5 aspectos que no pueden faltar en una mujer bella
Enfoque a la Familia
Yo no soy esa mujer
Wendy Bello
Miedos
Sixto Porras
Soy mujer y puedo más
Alejandra Stamateas
Las mentiras que nos decimos las mujeres
Alejandra Stamateas
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple