Autoridad no es una mala palabra

Description

¿Te incomodas por las autoridades o confías en Dios lo suficiente como para someterte a las personas que Él ha puesto en tu vida hasta este momento?

¡Déjame adivinar! Te mueres porque tus padres dejen de opinar e intervenir en tus cosas. Me sentía de la misma forma cuando tenía tu edad.

Sin embargo, no me daba cuenta de que esto de la autoridad nunca termina:

- Vas a la Universidad, tienes a los profesores como figuras de autoridad.
- Obtienes un empleo, tu jefe te dice lo que tienes que hacer.
- Te casas, tu esposo te lidera (Efesios 5:23-24).
- Hay reglas de tráfico y consecuencias si no se obedecen.

“Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él. Por lo tanto, todo el que se opone a la autoridad se rebela contra lo que Dios ha instituido. Los que así proceden recibirán castigo”, Romanos 13:1-2

¿Hay alguna otra persona que se sienta poco contenta con todo esto de la autoridad? ¡Claro que sí! Desde aquel día, siglos atrás, cuando Adán y Eva decidieron que Dios no podía decirles que hacer, todos hemos estado evadiendo las autoridades. Me incluyo en ese grupo también.

Hace varios meses fui invitada a dar una charla en la Semana de la Pureza en una escuela cristiana en Brasil. Les envié mi invitación a mis supervisores en el trabajo y espere y espere y espere… Cuando finalmente recibí una respuesta, no estaba satisfecha. Estaban muy emocionados por la oportunidad, pero no querían dejarme viajar sola; (¡como si no fuera lo suficientemente grande para hacerlo, gracias!)

Intente cambiar esa decisión explicando que los anfitriones me recogerían en el aeropuerto, pero mis empleadores seguían negados a dejarme ir. Mis anfitriones me informaron que pagarían por otro boleto aéreo, solamente si me comprometía a llevar a otro conferencista.

Hice todo lo posible y no pude encontrar a nadie, hasta que un día pensé en la persona ideal, oré, y ésta persona accedió a viajar conmigo.

Desde ese momento, todo tuvo sentido. Dios trabajó a través de mis figuras de autoridad para enviarme a Brasil, no solamente a mi, sino también a otro conferencista lleno del Espíritu. Como resultado, el trabajo para Su reino fue duplicado.

Durante el proceso, me fue recordada una lección importante: la autoridad no es algo por lo cual incomodarse; no es una mala palabra. Con Dios por encima de todo, la autoridad es otra forma de manifestar Su providencia y protección. De hecho, Él lleva a cabo todos sus propósitos utilizando las autoridades.

¿Y tú? ¿Te incomodas por las autoridades o confías en Dios lo suficiente como para someterte a las personas que Él ha puesto en tu vida hasta este momento? ¿Cómo puedes activamente someterte a tus autoridades hoy?

Por Paula Hendricks

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Una amistad que transforma
Aviva Nuestros Corazones
¿Cómo tomar decisiones difíciles?
Aviva Nuestros Corazones
16 formas de mejorar tu relación con tus padres
Aviva Nuestros Corazones
¿Relaciones digitales?
Aviva Nuestros Corazones
Cómo amar a tu papá aun cuando no se lo merece
Aviva Nuestros Corazones
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple