Asuntos financieros (Parte 9)

Description

Para muchos el trabajo es una de las consecuencias del pecado original. ¿Es verdad?

Hecho para trabajar

“Los jóvenes de hoy tienen una ética de trabajo terrible”. Eso me dijo un amigo mío que es un pequeño empresario, mientras se quejaba por la mala experiencia que había tenido cuando quiso lograr que sus nuevos empleados llegaran a tiempo e hicieran bien su trabajo. ¿Cuál ha sido su experiencia? ¿Tenía razón mi amigo?

“Mi Padre trabaja, y yo trabajo”, dijo Jesús una vez. El trabajo es parte de la esencia de nuestro Dios. Lo primero que hizo Dios cuando creó al primer hombre fue ponerlo a trabajar. Desde el primer día de la existencia de la raza humana, Dios le dio a Adán la tarea de hacer el inventario de la fauna que había en su hábitat.

Estamos hechos para trabajar. El trabajo arduo nos ayuda a apreciar el valor del dinero y atrae bendiciones de Dios. “El que cultiva su tierra se saciará de pan, pero el que sigue a los ociosos se colmará de pobreza” (Proverbios 28:19).

Uno de los mayores legados que los padres les pueden dejar a sus hijos es enseñarles a trabajar, a posponer la gratificación, mantener su palabra, obedecer al jefe y a terminar las tareas.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Dios controla a los ángeles
Mark Jeske
La idolatría
Mark Jeske
"Está hablando con una mujer"
Mark Jeske
La bondad de Dios
Mark Jeske
Dos oídos, una boca
Mark Jeske
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple