;

Asuntos financieros (Parte 1)

Description

Nuestro mayor tesoro es el perdón de los pecados, el cual tenemos por medio de la sangre derramada de Jesús.

Verdadera riqueza

¿Es usted una persona adinerada? Probablemente dirá que no. Probablemente ha pensado mil veces en las cosas fantásticas que haría con una gran cantidad de dinero. Siempre hay por ahí un mejor automóvil, una casa mejor, un mejor cheque balanceándose frente a usted.

Pero usted es dueño de una inmensa riqueza, y lo sabe. Jesús lo ha convertido en un millonario espiritual. Todo lo que hay en esta tierra está desapareciendo, sólo lo que está en el cielo perdurará. Tener dinero es como participar durante un rato en un juego de mesa: se tiene un poco de diversión y, luego, se acaba. La Biblia nos cuenta la maravillosa historia de cómo el Hijo de Dios, el Señor del universo, se hizo pobre en este planeta para darnos entrada al gozo eterno en el cielo.

“Ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre siendo rico, para que vosotros con su pobreza fuerais enriquecidos” (2 Corintios 8:9).

Su mayor tesoro es el perdón de los pecados que tiene por medio de la sangre derramada de Jesús. Por ese perdón tiene la seguridad de que puede decir que es hermano o hermana de Jesús y reclamar el cielo como su verdadera casa.

Tener el cielo eternamente es mejor que tener dinero en efectivo en la Tierra. ¿Lo cree usted?

Related
Dios y mi gratitud
Mark Jeske
Mentira #1: Usted no vale nada
Mark Jeske
Nacido bajo la ley
Mark Jeske
El Cielo
Mark Jeske
La idolatría
Mark Jeske
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple