Aprendiendo del Espíritu

Description

Jesús sabe que tenemos preguntas, y por eso dejó Su Palabra y al Espíritu Santo.

(Jesús dijo) “Aún tengo muchas cosas que decirles, pero ahora no las pueden sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él los guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y les hará saber las cosas que habrán de venir. Él me glorificará, porque tomará de lo mío y se lo hará saber. Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y se lo dará a conocer a ustedes. Todavía un poco, y no me verán; y de nuevo un poco, y me verán.” – Juan 16:12-15

“Quiero una respuesta.” ¿Quién no ha dicho estas palabras, incluso a Dios? En los Ministerios de la Hora Luterana frecuentemente hay personas que nos contactan buscando una respuesta, y la quieren en ese momento. “¿Por qué murió mi hijo? ¿Por qué Dios permite el mal en el mundo? ¿Qué se supone que debo hacer con mi vida?”

Jesús sabe que tenemos preguntas, millones de preguntas. Los discípulos también las tenían. Y él quiere responder esas preguntas, pero se enfrenta al mismo problema que enfrentan los padres y maestros en todo el mundo. “Mi hijo no está listo para escuchar esto.” “Los estudiantes se confunden cuando trato de explicarles esto.” “Todavía no tienen la base que necesitan para entender las respuestas que están buscando.”

Entonces Jesús promete el Espíritu Santo a sus discípulos. El Espíritu continuará enseñándoles, paso a paso, hasta que lleguen al punto en que estén listos para entender. Y podemos confiar en el Espíritu, dice Jesús, porque él no va a “inventar” cosas, sino que informará lo que oye. El Espíritu Santo nos transmitirá lo que el único Dios –Padre, Hijo, y Espíritu Santo– quiere que sepamos. No hay peligro de que él nos enseñe algo diferente de lo que Jesús nos enseñó.

Entonces, ¿cómo nos enseña el Espíritu? Todos hemos escuchado a personas decir: “Esta mañana Dios me dijo...”. Esa es, en realidad, una suposición peligrosa. Las ideas y los deseos humanos pueden ser un obstáculo para escuchar lo que Dios dice. Un compañero en la universidad me dijo que Dios le había dicho que debía casarme con él! Le dije que le pidiera a Dios que también me lo dijera a mí. No sucedió.

Entonces, ¿dónde aprendemos del Espíritu? Un gran lugar es en la Biblia, la Palabra de Dios. Dios el Espíritu Santo usa la Biblia para enseñarnos y ayudarnos a crecer espiritualmente. Podemos usar la Biblia para probar los mensajes que escuchamos de otras personas, ya sean predicadores, amigos cristianos o personas en los medios de comunicación. Si su mensaje no está de acuerdo con lo que Dios dice en la Biblia, no es para nosotros.

Por supuesto que, si queremos usar la Biblia para distinguir entre ideas verdaderas y falsas, primero debemos conocerla. Y eso nos da miedo a muchos de nosotros. Si quieres un lugar fácil para comenzar, prueba con Marcos o Lucas. Luego sigue con Hechos. Cuanto más leas, más utilizará el Espíritu lo que leas y te ayudará a que te quede en la memoria. Puedes confiar en lo que él dice.

ORACIÓN: Espíritu Santo, enséñame y ayúdame a escuchar bien. Amén.

Por: Dra. Kari Vo

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Su entrenador profesional
Bayless Conley
Poca fe
Bayless Conley
Una fe grande
Bayless Conley
La oración de entrega
Bayless Conley
Preocupaciones
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple