Amplía el plano

00:00

Description

Jesús nos invita a poner nuestra mirada en Él, quien nos hace observar panoramas nunca antes vistos.

“Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante. Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien, por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. Así, pues, consideren a aquel que perseveró frente a tanta oposición por parte de los pecadores, para que no se cansen ni pierdan el ánimo. En la lucha que ustedes libran contra el pecado, todavía no han tenido que resistir hasta derramar su sangre. Y ya han olvidado por completo las palabras de aliento que como a hijos se les dirigen: «Hijo mío, no tomes a la ligera la disciplina del Señor ni te desanimes cuando te reprenda, porque el Señor disciplina a los que ama, y azota a todo el que recibe como hijo». Lo que soportan es para su disciplina, pues Dios los está tratando como a hijos. ¿Qué hijo hay a quien el padre no disciplina? Si a ustedes se les deja sin la disciplina que todos reciben, entonces son bastardos y no hijos legítimos. Después de todo, aunque nuestros padres humanos nos disciplinaban, los respetábamos. ¿No hemos de someternos, con mayor razón, al Padre de los espíritus, para que vivamos? En efecto, nuestros padres nos disciplinaban por un breve tiempo, como mejor les parecía; pero Dios lo hace para nuestro bien, a fin de que participemos de su santidad. Ciertamente, ninguna disciplina, en el momento de recibirla, parece agradable, sino más bien penosa; sin embargo, después produce una cosecha de justicia y paz para quienes han sido entrenados por ella. Por tanto, renueven las fuerzas de sus manos cansadas y de sus rodillas debilitadas. «Hagan sendas derechas para sus pies», para que la pierna coja no se disloque, sino que se sane.” – Hebreos 12:1-13 NVI

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

…en que cuando veas algo, es mejor que lo veas como es realmente, porque después será muy difícil cambiar la percepción de lo que has visto.

1. Enfocarnos en Jesús nos permitirá tener percepciones correctas y exactas; ampliar nuestro panorama es ver con mayor nitidez el plano espiritual y vivir convencidos de una nueva vida en Jesús.

2. Enfocarnos en el plano físico nos impide valorar lo imperceptible. Los afanes no nos permiten que nos detengamos a analizar el entorno y darle un nuevo sentido a cada cosa.

3. El velo espiritual que había en nuestros ojos fue rasgado para que pudiéramos vivir y ver la vida como en realidad es. Jesús nos invita a poner nuestra mirada en él, quien nos hace observar panoramas nunca antes vistos y conocer nuevas herramientas para relacionarnos.

4. El libro de Hebreos nos ayudó a entender que Jesús nos despojó de una carga larga y pesada al entregarse en la cruz por nuestros pecados. Fijar nuestra mirada en él no solo nos hace entendidos de cuanto peso llevó, sino de cuanto amor desbordó y aún desborda por nosotros.

5. Cuando la Biblia dice: “dirige tu mirada a Jesús”, nos está invitando a observar y vivir de otra manera. La cosmovisión de la vida se transforma, podemos comenzar a descubrir la razón de ser de las cosas y a relacionarnos con un mundo que siempre estuvo, pero que desconocíamos. 

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
El orden correcto
Pastor Mao
Discernimiento y paz
Pastor Mao
¿En qué o en quién te enfocas?
Pastor Mao
Programados
Pastor Mao
Determina tu destino
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple