Amar en la incomodidad

00:00

Description

Muchas veces Dios permite que entremos en situaciones incómodas para mostrarnos su amor y enseñarnos a amar a otros.

“Más adelante vio a otros dos hermanos: Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que estaban con su padre en una barca remendando las redes. Jesús los llamó, y dejaron en seguida la barca y a su padre, y lo siguieron.” (Mateo 4:21 – 22 NVI)

“Como se acercaba el tiempo de que fuera llevado al cielo, Jesús se hizo el firme propósito de ir a Jerusalén. Envió por delante mensajeros, que entraron en un pueblo samaritano para prepararle alojamiento; pero allí la gente no quiso recibirlo porque se dirigía a Jerusalén. Cuando los discípulos Jacobo y Juan vieron esto, le preguntaron: —Señor, ¿quieres que hagamos caer fuego del cielo para que los destruya? Pero Jesús se volvió a ellos y los reprendió.” (Lucas 9: 51 – 55 NVI)

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

…en cuántos momentos de la vida hemos respondido de manera incorrecta frente a una situación y de repente nos damos cuenta de que fue un error.

1. Es importante que prestemos atención a cada sentimiento y a cada palabra que sale de nuestra boca, sobre todo en momentos donde estamos bajo presión. La boca habla de lo que está en el corazón.

2. Jesús puede llamar nuestra atención en cualquier momento, y muchas veces cuando trabajas en lo que normalmente haces. Dios no llama gente desocupada, pues en la ocupación se refleja el carácter de la persona. Tampoco tiene un perfil específico, ni una edad determinada para darle una tarea o hacer un llamado. Juan estaba en su actividad, en su trabajo y Jesús lo llamó.

3. Pregúntate, ¿Te está llamado Dios? ¿Sientes algo muy dentro de ti que te dice que es tiempo de servir a Dios, pero te da miedo responder a su llamado?

4. Jesús eligió pasar por Samaria para ver lo que había en el corazón de sus discípulos; es decir, los puso en una situación extrema para probarlos y descubrir lo más profundo de sus deseos. En muchos momentos nos encontramos frente a situaciones incómodas que evadimos para no sentir nada malo o molesto. Seguramente Juan y Santiago en algunos momentos evadieron esa ruta, y ahora les tocaba ir a pedir permiso para que el Señor pasara por allí.

5. En el camino de la fe las lecciones no se aprenden en un salón de clase, sino en las circunstancias de la vida que Dios nos permite vivir, solo con la intensión de formarnos, enseñarnos, capacitarnos. Así que no te preocupes por lo que puedas estar viviendo hoy; comprende que el Señor solamente quiere que mejores, que subas en la bendición, que crezcas, y para eso te va a sacar lo que a él no le agrada y lo que no te ayuda, como heridas, malestares, molestias, inconformidades, odios, resentimientos, amarguras, etc.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Bienaventurados los mansos
Maestras del Bien
Cómo convertirse en alguien paciente
Dr. Charles Stanley
Barreras de protección (Parte 1): Un daño menor
Alejandro Mendoza
Sabiduría al Hablar
Ama a Dios Grandemente
Espíritu de división
Andrés Corson
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple