Ama a los extraños

Description

Cada vez que ponemos un pie fuera de nuestros hogares, entramos en un campo misionero lleno de innumerables personas que necesitan lo que tenemos para dar.

Pasaje Bíblico: “No se olviden de practicar la hospitalidad, pues gracias a ella algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles”. Hebreos 13:2

Mateo 25:34-40 brinda una idea del amor apasionado de Dios por los perdidos, quebrantados y excluidos. La Biblia dice:

“Entonces dirá el Rey a los que estén a su derecha: ‘Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo.  Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento; necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron’. Y le contestarán los justos: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos como forastero y te dimos alojamiento, o necesitado de ropa y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?’. El Rey les responderá: ‘Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí’”.

El mundo que te rodea vive diariamente separado del conocimiento salvador y liberador del amor de Dios por ellos. Intentan encontrar esperanza en lo creado en lugar de encontrarlo en el mismo Creador y descubren que el mundo no contiene nada para ayudarlos. La relación con Jesús es la única fuente de esperanza para la humanidad y Dios anhela usarnos para amar a los extraños que nos rodean de modo que ellos puedan entablar una relación con nuestro Señor, quien anhela sostenerlos, proveerles, ayudarlos y ofrecerles esperanza eterna.

No soy por naturaleza una persona extrovertida. El concepto de hablar con completos extraños me da mucho miedo. Mi propensión natural es la de ir de un lugar a otro sin interactuar con nadie, excepto con Dios. Pero esa no es la vida a la que mi Padre celestial me está llamando. No estamos llamados a guardar este regalo gratuito de salvación para nosotros mismos, sino a compartirlo con todos aquellos a los que Dios está queriendo atraer a sí mismo. Él desea llenarnos a cada uno de nosotros con la valentía de amar a los no amados. Él anhela llenarnos de pasión por ver el mundo que nos rodea despertando a la bondad de Jesús. Cada vez que ponemos un pie fuera de nuestros hogares, entramos en un campo misionero lleno de innumerables personas que necesitan lo que tenemos para dar.

Gálatas 5:14 dice: En efecto, toda la ley se resume en un solo mandamiento: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’”. Fuiste creado para recibir el amor de tu Padre y salir a compartir ese amor con un mundo perdido y moribundo. Dios te está llamando a un estilo de vida de sacrificio, coraje, aventura y búsqueda apasionada de ovejas perdidas que necesitan desesperadamente un pastor.

Permite que hoy Dios te fortalezca y te llene de valor para amar a los extraños mientras entras en un tiempo de oración guiada.

Guía de Oración:

1. Medita en el mandamiento de Dios de amar a tu prójimo como a ti mismo. Permite que hoy Dios te llene con un deseo de alcanzar a los no alcanzados mientras reflexionas en su palabra.

En efecto, toda la ley se resume en un solo mandamiento: «Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Gálatas 5:14

“Entonces dirá el Rey a los que estén a su derecha: ‘Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo.  Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento; necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron’. Y le contestarán los justos: ‘Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos como forastero y te dimos alojamiento, o necesitado de ropa y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?’. El Rey les responderá: ‘Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí’”. Mateo 25:34-40

2. ¿Qué miedo te impide amar a los demás? ¿Qué pensamiento, mirada o experiencia pasada necesitan ser tocados por Dios para que puedas amar efectivamente a los demás? Permítele llegar a los lugares más profundos de tu corazón.

3. Pídele a Dios que hoy te llene de valor para comprometerte con los demás. Pídele que te llene con su amor por quienes te rodean y nunca has conocido. Encuentra tu fuente de seguridad solo en su opinión.

Lucas 10:2 dice: Es abundante la cosecha …, pero son pocos los obreros. Pídanle, por tanto, al Señor de la cosecha que mande obreros a su campo”. Seamos trabajadores que hoy trabajan diligentemente por nuestro Señor. Que podamos amar a los demás con la profundidad del amor que se nos ha mostrado en Cristo.

Lectura Complementaria: Lucas 15

Por Craig Denison

Want more life-changing content?

You’re on your 9th discipleship resource of your 10 piece limit. To access more content and keep engaging all month long, create a free account today!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Cómo ayudar a alguien a encontrar esperanza y sanación - Parte 1
Pastor Rick Warren
El Síndrome de Jonás
Itiel Arroyo
La belleza que se esconde en el servicio
Jóvenes ADG
Servido al servir a otros
John Piper
Nos vemos afuera
Chris Mendez
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple