;

¿Alienígena en un pesebre?

Description

Jesús vino a este mundo no para ser como nosotros; vino para ser uno de nosotros.

Normalmente da escalofríos la idea de que existen seres extraterrestres, no humanos (también conocidos como “alienígenas”), que toman forma humana y andan mezclados en medio de nosotros, ¿no le parece? Me refiero a que Hollywood ha producido varias películas y programas de televisión muy famosos y muy aterradores sobre alienígenas que han tomado forma de seres humanos.

Y, sin embargo, este mismo concepto corresponde a la manera que Dios dispuso para rescatarnos a usted y a mí de nuestra peor pesadilla: el temor a la muerte, a la destrucción y a la condenación. Aparte de esto, el plan de Dios no incluyó la venida de un alienígena que pudiera causar temor. Jesús no vino a la tierra como un falso humano, ni como un androide. Él no es un alienígena haciéndose pasar por un ser humano; Jesús se hizo humano para ser como nosotros, por nosotros, con nosotros.

Maravíllese conmigo en el significado y el milagro de la encarnación de Jesús: “Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo” (Hebreos 2:14). Jesús vino a este mundo no sólo para ser como nosotros; vino para ser uno de nosotros, plenamente, en todos los sentidos. De esta maravillosa manera vino en persona a traer un rescate, algo que solo él podía hacer. Jesús vino para obedecer las leyes de Dios y del hombre, como hombre; se hizo hombre para morir por la raza humana.

Si usted cree esto, va a tener una muy feliz Navidad.

Related
Dios y mis problemas
Mark Jeske
Dios y mi ignorancia
Mark Jeske
La Armadura de Dios: Orar por todos los santos
Mark Jeske
Nacido bajo la ley
Mark Jeske
Usted lleva puesto el uniforme
Mark Jeske
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple