;

¿A quién obedeces?

00:00

Description

Cuando dejamos de obedecer es porque ya hemos comenzado a obedecer a otros.

Entonces llegó Jesús con ellos a un lugar que se llama Getsemaní, y dijo a sus discípulos: Sentaos aquí, entre tanto que voy allí y oro. 37 Y tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera. 38 Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo. 39 Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú. 42 Otra vez fue, y oró por segunda vez, diciendo: Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba, hágase tu voluntad.” – Mateo 26: 36-39, 42 RVR1960

“¿Quién de ustedes que sea padre, si su hijo le pide un pescado, le dará en cambio una serpiente? 12 ¿O, si le pide un huevo, le dará un escorpión? 13 Pues, si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan!” – Lucas 11:11-13 NVI

…en lo desobediente que fui cuando era niño, adolescente y joven viviendo con mis padres; les traje muchos dolores de cabeza, a pesar de ser educado en un ambiente donde me enseñaron a obedecer, pero poco a poco elegí obedecerme a mí mismo y a otros, menos a ellos.

1. En el huerto del Edén, Adán y Eva no solo desobedecieron a Dios, sino que obedecieron a alguien más; esto quiere decir que cuando dejamos de obedecer es porque ya hemos comenzado a obedecer a otros.

2. Nos cuesta relacionarnos con la obediencia a Dios. Obedecemos a la persona equivocada, a nuestros propios deseos y a todo aquello que nos haga sentir bien, aún por encima de las consecuencias. La obediencia es un trabajo de toda la vida, si algo nos va a pedir Dios constantemente es que le obedezcamos.

3. Jesús dijo: “Que no sea como yo quiero sino como tú quieres”, aquí está el secreto. Para una persona que entiende lo espiritual obedecer debe ser algo natural; la base de la obediencia no es otra cosa sino disposición del corazón.

4. Cuando estamos predispuestos terminamos indispuestos para obedecer. La predisposición nace de la ignorancia o de experiencias desagradables que quedaron marcadas en el corazón y que de alguna manera nos frenan para estar dispuestos hacer lo que Dios diga.

5. El éxito de nuestra vida es lograr cerrar esa brecha y que mi querer sea vencido por el querer de Dios. Estar dispuestos es sumisión total, es cederle el control a aquel que puede hacerse cargo de nosotros. La disposición nos convierte en imparables porque nos lleva a obedecer a Dios por encima de lo que vemos, escuchamos y podemos entender.

 


 

Related
Un rey diferente
Edurne Mencía
(Lucas 11:37-54) Jesús acusa a fariseos y a intérpretes de la ley
LUMO
Tal como Jesús lo diga
Randy Morrison
Directo del cementerio
Cristo Para Todas Las Naciones
Confianza humilde
Cristo Para Todas Las Naciones
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple