¿A quién escuchas?

00:00

Description

Todos tenemos un Goliat que nos habla día a día para confundirnos y hacernos detener.

“Goliat se detuvo ante los soldados israelitas, y los desafió: «¿Para qué están ordenando sus filas para la batalla? ¿No soy yo un filisteo? ¿Y no están ustedes al servicio de Saúl? ¿Por qué no escogen a alguien que se me enfrente? Si es capaz de hacerme frente y matarme, nosotros les serviremos a ustedes; pero si yo lo venzo y lo mato, ustedes serán nuestros esclavos y nos servirán.» Dijo además el filisteo: «¡Yo desafío hoy al ejército de Israel! ¡Elijan a un hombre que pelee conmigo!» Al oír lo que decía el filisteo, Saúl y todos los israelitas se consternaron y tuvieron mucho miedo.” – 1 Samuel 17: 8-11 NVI

“—¡Cómo vas a pelear tú solo contra este filisteo! —replicó Saúl—. No eres más que un muchacho, mientras que él ha sido un guerrero toda la vida. David le respondió: - A mí me toca cuidar el rebaño de mi padre. Cuando un león o un oso viene y se lleva una oveja del rebaño, yo lo persigo y lo golpeo hasta que suelta la presa. Y, si el animal me ataca, lo agarro por la melena y lo sigo golpeando hasta matarlo. Si este siervo de Su Majestad ha matado leones y osos, lo mismo puede hacer con ese filisteo pagano, porque está desafiando al ejército del Dios viviente. El Señor, que me libró de las garras del león y del oso, también me librará del poder de ese filisteo. —Anda, pues —dijo Saúl—, y que el Señor te acompañe.” – 1 Samuel 17: 33-37 NVI

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

…en que hay tanta gente detenida sin saber por qué. Miles en el mundo con una planeación lista, la palabra oportuna y la fe como una semilla de mostaza, pero aún no se atreven a hacerlo.

1. ¿No te parece sorprendente que solo la palabra de alguien nos detenga, nos paralice, confunda y desanime? El enemigo trabaja de esa manera; es decir, se da cuenta que tenemos todo preparado para salir, pero sale al frente de la batalla y nos desafía preguntándonos: “¿Para qué estudiaste? ¿Para qué abriste el negocio? ¿Para qué te casaste?” Solo con la intención y el fin de detenernos y que no podamos hacer lo que planeamos y dijimos que íbamos a hacer.

2. Cuando perdemos la razón de ser de las cosas y se nos olvida la motivación por la cual comenzamos, nos detenemos.

3. Todos tenemos un Goliat que nos habla día a día. Escuchar esa misma voz y llegar al punto de creerla nos hace detener. La única forma de callar las voces contrarias que nos detienen es sumergirnos en lo que Dios ha dicho, algo extraordinario sucede cuando escuchamos solo la voz de Dios.

4. Cuando la gente no tiene claro su identidad y tienen en poca estima lo que son y ven a su adversario siempre mejor que ellos, siempre quedan paralizados.

5. David no cumplía ni tenía las condiciones para ser un guerrero, pero él le creía a Dios; sabía quién era para el Señor, jamás prestó sus oídos a voces contrarias. Este es el ejemplo correcto y la actitud precisa para que nada nos detenga.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Menos palabras
Pastor Mao
Comienza bien
Pastor Mao
Abriendo brecha
Pastor Mao
Poder negativo
Pastor Mao
La actitud correcta
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple