¿Qué se interpone entre tú y Dios?

Description

Conoce las tres barreras que pueden mantener nuestras mentes cerradas al mensaje de Dios.

“Quiten de su vida todo lo malo y lo sucio, y acepten con humildad la palabra que Dios les ha sembrado en el corazón, porque tiene el poder para salvar su alma”, Santiago 1:21 (NTV). 

Todos hemos notado que la calidad de recepción en un teléfono celular varía ampliamente. Lo mismo pasa contigo. Debes buscar una posición adecuada para escuchar a Dios. 

Algunas veces no le damos a Dios la oportunidad de hablarnos. Cambiamos de opinión, queremos hacer lo que se nos antoja y no lo que Dios quiere. Nuestro corazón está endurecido y no queremos escuchar. 

¡Por supuesto que Él no te hablará si tienes una mente cerrada! 

Pero si en verdad quieres escuchar a Dios – ¿y qué creyente dirá que no? – Debes comprender qué es lo que te impide escucharle. Existen tres barreras mentales que mantienen tu mente cerrada al mensaje de Dios. 

1. Orgullo: Si piensas que no necesitas a Dios en tu vida y quieres manejar las cosas por ti mismo, probablemente no escucharás cuando Él hable. El orgullo nos impide estar abiertos a la posibilidad de que Dios quiere decirnos algo. 

2. Temor: Mucha gente no puede escuchar a Dios porque tienen miedo de escucharle hablar. Quizá tú pienses que escuchar la voz de Dios te convertirá en un fanático religioso. 

3. Amargura: Cuando te aferras a la amargura, al resentimiento o al enojo contra alguien, no podrás escuchar a Dios porque tu corazón se ha endurecido. Se ha enfriado y te ha puesto a la defensiva, aun del amor de Dios. 

Algunos han sido heridos en gran manera, esta misma semana o años atrás, y aún se aferran a ello. Debo decirte que tienes que dejarlo ir. No por esa persona, sino por ti ¡El resentimiento te está matando! El resentimiento es una herida auto-infligida que le permite a la gente del pasado continuar lastimándote hoy. Debes dejarlo ir, no porque quizá merezcan perdón, sino porque tú necesitas avanzar en la vida. Necesitas liberarte de la amargura, el temor y el orgullo que te impiden escuchar la voz de Dios y vivir de acuerdo al propósito que Él tiene para tu vida. 

Santiago 1:21 dice: “Por lo cual, desechando toda inmundicia y todo resto de malicia, recibid con humildad la palabra implantada, que es poderosa para salvar vuestras almas”, (LBLA). 

“Recibid con humildad” significa que debes dejar ir el orgullo y dejar de intentar salir adelante por tu cuenta. Esa es la clave para abrir tu mente y corazón para que así puedas escuchar a Dios. 

Reflexiona sobre esto: 

- ¿Cómo escuchas la voz de Dios? ¿De qué maneras te habla?

- ¿Qué cambios debes hacer en tu vida para que puedas desechar “toda inmundicia y todo resto de malicia” y así puedas escuchar la voz de Dios?

- ¿Por qué crees que a veces comparamos escuchar la voz de Dios con fanatismo religioso?

 

Para más recursos en español de Esperanza Diaria, haz clic aquí. 

Este devocional ©2016 por Rick Warren. Todos los derechos reservados. Usado con permiso.

 

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La paz: el destructor de la preocupación
Pastor Rick Warren
Escudo de la fe: protección que el dinero no puede comprar
Pastor Rick Warren
El fruto proviene de las raíces profundas
Pastor Rick Warren
"Mi Fe No Funcionó"
Andrés Spyker
Ganando la guerra en tu interior
Pastor Rick Warren
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple