¿Necedad o sabiduría?

Description

La forma más sabia de levantar un hogar es, primero, conociendo nuestra real responsabilidad como constructoras del mismo.

“La mujer sabia edifica su casa, más la necia con sus manos la derriba”, Proverbios 14:1

Proverbios 14:1 resalta algunas cosas de importancia. Primero, el gran poder y responsabilidad que tiene la mujer en el hogar. Ella más que el esposo tiene la capacidad particular de edificarlo o derribarlo. Y, segundo, que existen dos tipos de mujeres: la sabia y la necia.

La mujer necia es aquella que no tiene a Dios en su corazón. Lo manifiesta claramente en sus palabras y malas acciones. Lejos de edificar su hogar, con sus manos lo derriba.

La mujer sabia es aquella que teme al Señor y conoce a Dios. Mediante la obra de sus manos y las palabras de su boca muestra su dependencia y confianza en Él. Ella edifica su casa pues Dios es el Arquitecto y ella la constructora moral y espiritual del mismo. Conoce su llamado como esposa y madre, y entiende que su compromiso principal es con ellos. A tal efecto procura ser una influencia positiva.

La influencia de una mujer sabia puede hacer la diferencia entre un hogar destruido (con  hijos rebeldes y alejados del temor de Dios) y uno bendecido (con hijos obedientes, temerosos de Dios, amables y responsables). La buena influencia también bendice al esposo respetándolo y respaldándolo, cubriendo sus faltas con amor y ayudándolo a ser el líder que tanto la esposa como los hijos necesitan. Quien así hace es corona de su marido.

Amada, si deseas ser una mujer sabia y construir un hogar con bases sólidas, primeramente tienes que estar en comunión continua con Dios, entender y aceptar tu posición y rol como esposa y madre, apoyar y ayudar a tu esposo para que sea el líder que Dios ha dispuesto que sea y criar a tus hijos en amonestación y disciplina del Señor.

Llevar un hogar sin la ayuda de Dios es totalmente cuesta arriba. Sin Él la mayoría de las parejas terminan en divorcio porque “Si Jehová no edificare la casa, en vano se afanan los que la edifican” (Salmo 127:1). Seamos mujeres sabias y contratemos al mejor arquitecto del hogar, Jesucristo.

Oración: Padre, socorre a la mujer en la difícil y compleja tarea de edificar su hogar. Se tú el arquitecto y constructor de su vida y sus familias. Sobreabúndalas de sabiduría. En el nombre de Cristo, amén.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Intercesión
Aviva Nuestros Corazones
Para un tiempo como este
Aviva Nuestros Corazones
¿Hogar o prisión?
Maestras del Bien
¿Hogar perfecto?
Maestras del Bien
Transformados por la oración
Violeta Guerra
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple